sábado, 2 de junio de 2012

EL USO EDUCATIVO DEL VÍDEO




Es preciso distinguir el video educativo del uso educativo del video, por cuanto éste último hace referencia sobre todo, a una metodología que permite hacer una lectura analítica, crítica y concientizadora de materiales videográficos que han sido producidos con una intencionalidad de entretenimiento, no necesariamente enmarcada en objetivos educativos. Para concebir la especificidad del video educativo es preciso despojarse de la concepción tradicional de educación heredada del sistema educativo escolar-izado, para proyectarse hacia una visión más amplia que abarque los procesos educativos permanentes en que esta inmerso el ser humano.

Si se entiende la educación como el esfuerzo y proceso permanentes por elevar a las personas y a los grupos humanos de sus condiciones instintivos bajos, y rastreros a una dimensión de trascendencia en el compromiso consigo mismo, con los demás, con la sociedad y con la historia, no puede aceptarse que toda propuesta videográfica o televisiva sea cultural y educativa, simplemente porque lleve implícitos modelos o pautas de comportamiento para imitar, o valores para resignificar en la propia experiencia cotidiana.

Aquí se precisa una clara distinción de lo educativo para no caer en las falacias del pan-educacionismo, según el cual, todo es educación. Sabemos que la ambición mercantil de las ofertas televisivas, por ejemplo, suele presentar aquello que mas degrada al ser humano, como objeto de consumo, de complacencia y distracción.

Además de esta tipología del video educativo, es preciso añadir otros usos educativos del video tanto en la educación escolar-izada como en la permanente. Dentro de esos usos cabe destacar: el video como instrumento para la auto-observación y la auto-evaluación, tanto en las habilidades físicas o psicomotrices, como en las de expresión verbal y artística; el vídeo como medio de información y comunicación, incorporando la cámara en el proceso de enseñanza-aprendizaje que permite a los alumnos el acceso a informaciones del propio entorno para situarlas en su ámbito vital; el vídeo como instrumento para la investigación, aprovechando su capacidad para almacenar informaciones visuales y sonoras, facilitando su análisis en profundidad; el video como instrumento para aprender video se logra al convertirlo en objeto o materia de estudio, gracias, sobre todo, a su versatilidad y a su operatividad.

Por último, otro posible uso educativo del video lo constituye el llamado interactivo, o sea, la interacción que se puede establecer entre el vídeo y su usuario, las posibles actividades que pueden desarrollarse creativamente a partir de la propuesta del vídeo. Esta interactividad no es sólo de tipo tecnológico, por ejemplo, el uso de multimedios como el ordenador para la animación o el videodisco, sino, sobre todo, de expresiones creativas a través de las diferentes artes: dibujo, pintura, poesía, literatura, música, dramatizaciones, fotografía, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario