sábado, 2 de junio de 2012

PROGRAMACIÓN EDUCATIVA EN INTERNET

En los últimos años los sistemas de medios de comunicación de masas y de educación se han visto alterados por el desarrollo y la difusión de nuevas tecnologías de la información y la comunicación (conocidas por sus siglas TIC), con Internet a la cabeza.

En muchas ocasiones se ha descrito a la red de redes -medio que viene a superar la “unidireccionalidad” de la televisión- como el elemento que llega para revolucionar el proceso de enseñanza-aprendizaje. Las posibilidades de una enseñanza a distancia virtual e interactiva junto a la gran cantidad de recursos informativos que dan vida a Internet fueron las bases sobre las que muchos estudiosos pronosticaron cambios radicales en las instituciones educativas(¡hasta se ha llegado a predecir la desaparición de las aulas y los maestros tradicionales!). Hoy, con cierta perspectiva, podemos afirmar que aún queda mucho camino por recorrer para lograr un ensamblado convenientemente entre el sistema educativo y las TIC.

Investigadores y docentes (Gallego y otros, 2003) han analizado la historia de la relación entre las TIC y las instituciones educativas en los últimos lustros en España, diferenciando, básicamente, tres etapas:
  • Primera etapa: se caracterizó por la fascinación y adquisición de los primeros equipos informáticos. Surge entonces una nueva asignatura troncal, Nuevas Tecnologías Aplicadas a la Educación, que se incluyó en los nuevos planes de las Escuelas de Magisterio o Centros de Formación del Profesorado. Fue también la etapa de las primeras compras de equipos de vídeo y ordenadores personales al que accedieron las instituciones educativas.
  • Segunda etapa: una importante parte de los centros educativos y, particularmente, sus aulas de Informática fueron conectadas a Internet. En forma paralela, muchos profesores adquirieron ordenadores personales y de forma autodidacta comenzaron a explorar las potencialidades del software y de la propia Red.
  • Tercera etapa: actualmente nos encontramos en una etapa donde se procura integrar la informática en el diseño curricular. Crece la importancia de los contenidos educativos interactivos y de la disponibilidad de bases de recursos audiovisuales (incluidos los producidos originalmente para el consumo televisivo) y multimedia que se pueden ofertar a través de Internet.

A partir de la completa digitalización (producción y distribución) de los programas educativos y culturales audiovisuales que permiten Internet y la televisión digital, se ha comenzado a hablar de la “educación digital”. Sin embargo, en la mayoría de los países iberoamericanos las conexiones a la Red son escasas y, en el caso de los sectores de población conectados, el ancho de banda (canal por el cual “viajan” los contenidos) al cual se accede es determinante a la hora de acceder a la oferta online.

Un ejemplo pionero de difusión de materiales didácticos o instruccionales a través de Internet es el de la Asociación de Televisión Educativa Iberoamericana (ATEI) a través de su Videoteca. Así, a través del sitio web de ATEI es posible acceder a una oferta de “programación bajo demanda” que permite ver programas televisivos ya emitidos.

La nueva apuesta está cifrada en la proliferación de la denominada “banda ancha”, puesto que la capacidad de transmisión de ésta permite el intercambio de información a velocidades que superan ampliamente a las conexiones telefónicas tradicionales o el ADSL. En consecuencia, la banda ancha es capaz de llevar hasta el aula todo aquello que los niños y jóvenes ya están acostumbrados a experimentar a través de su natural relación con medios tan poderosos como la televisión -imágenes en movimiento, con sonido y a todo color- con la potencia de la instantaneidad e interactividad que brinda Internet.


No hay comentarios:

Publicar un comentario